Blog

26 noviembre, 2017

Autora: Claudia García Alvarez

SOCIEDAD, CULTURA Y MEDICINA: LA RELACIÓN ENTRE LO BIOLÓGICO Y LO SOCIAL

SOCIEDAD, CULTURA Y MEDICINA: LA RELACIÓN ENTRE LO BIOLÓGICO Y LO SOCIAL

Hay una estrecha relación entre lo biológico y lo social, entre la persona, su ser físico y su relación con el ambiente. Para hablar de enfermedad, primero tendríamos que hablar de salud. Si bien, la Medicina tiene como objeto de estudio la enfermedad, también hay que hablar sobre el estar sano.

En un principio, los seres humanos no eran conscientes de cuáles eran las causas de la enfermedad, se enfocaban más en sobrevivir, comer, protegerse de los peligros y ya después de tener cubiertas todas esas necesidades, entonces fue cuando se preguntaron que era exactamente lo que causaba el malestar, la enfermedad y la muerte.

Los humanos, al volverse sedentarios y tener un sistema de producción básica para el consumo propio, procurándose semillas, carnes y vegetales sembrados y producidos por ellos mismos, tuvieron una vida más estable; y es precisamente esta estabilidad, lo que empezó a generar grupos y relaciones de tipo social.

Ya desde los antiguos griegos, empezaron a observar que había causas externas que propiciaban las enfermedades, además de que el estilo de vida, la alimentación y el ejercicio influían en que una persona estuviera sana o se enfermera.

Al volverse el hombre, un ser social, entra otra esfera al aspecto del vivir cotidiano, ya no únicamente el hombre voltea a ver su cuerpo orgánico y su ser biológico, es entonces que las creencias, costumbres y el ambiente entran en juego. La esfera cultural, entra en el espectro salud-enfermedad.

La organización y los procesos biológicos humanos, son la base sobre lo que emergieron la dimensión social y la dimensión cultural. Lo biológico es muy importante, y no deja de existir, más bien, varios sucesos biológicos de los humanos dejarán de ser “naturales” para convertirse en sociales.

Es importante en este punto, definir qué se entiende por salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS), define a la Salud como “Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Conferencia Sanitaria Internacional, Nueva York, 1946; reconocida y publicada desde el 7 de abril de 1948, fecha en que la definición no ha sido modificada.

La definición de la OMS, considerada un parteaguas para sobre esa base ir realizando diferentes intervenciones, al no ser modificada, durante más de cincuenta años, podríamos incluir o actualizar aportaciones recientes.

Ya comentamos que el ser humano implica las esferas, biológica, social y cultural, por lo que podemos decir que:

  • La salud y la enfermedad son formas específicas de estar del cuerpo y de la mente.
  • La salud y la enfermedad son conceptos sociales atribuibles a condiciones que no necesariamente son biológicas.
  • La salud y la enfermedad son un continuo resultado de la interacción entre las dimensiones biológica y social del ser humano.

La salud, la enfermedad, el nacimiento y la muerte, son parte de un proceso vital del ser humano. En los inicios del hombre, se enfocó en aspectos biológicos, muy tangibles y concretos, sin embargo, conforme el desarrollo y evolución neurológico del hombre, se fue dando, el ente biológico, se relaciona con su ambiente, con su interior, con sus pensamientos, e incide de alguna forma en ese ambiente creando herramientas, objetos, productos, primero para su supervivencia y después para dar respuesta a otras inquietudes de tipo social.

Esta inserción del hombre en la esfera social, da como resultado la formulación de creencias, costumbres, ideas y valores; así como a la creación de artefactos, objetos e instrumentos. Así como de prácticas humanas, económicas, políticas, religiosas, jurídicas, científicas y sociales. Definición de Cultura, que da la Antropología.

La cultura y lo social, le da otra visión a lo puramente orgánico y biológico en el proceso de salud-enfermedad. Y nos hace preguntarnos varias cosas, entre ellas lo más importante, es reflexionar acerca del objeto de estudio de la medicina: la enfermedad y la muerte, sus diagnósticos y tratamientos, el incidir únicamente ya que está el proceso de enfermedad en marcha. Entonces por qué no, el incidir anticipadamente, al encontrar las variables causantes de la enfermedad y al anticiparse; es decir, el prevenir.

Al realizar éste cambio de enfoque, el objeto de estudio primario de la Medicina, la enfermedad, se modificaría con la manifestación de diferentes formas curativas y preventivas, ya no sólo se trata de prolongar la vida o limitar el daño, la discapacidad y la muerte, se trata entonces de, prolongar la vida y mejorar las condiciones a través de la prevención.

La prevención sería entonces la clave, en vez de simplemente enfocarnos en tratar ya en sí una enfermedad o intervenir de forma indiscriminada.

Si bien, los avances de la ciencia, la medicina y la tecnología nos maravillan y que bien que existen, ya que gracias a ellos se salvan vidas. Nunca debemos de perder de vista que si no es necesario, no hay razón por la cual alterar el orden natural de las cosas, entre ellas el nacimiento, que hay que verlo como un proceso perfecto en la evolución del ser humano. Un proceso normal, natural y saludable.